noviembre 30, 2022

A pesar de la eficacia de los tratamientos contra el VIH y las herramientas para prevenir, detectar y tratar las infecciones oportunistas, la pandemia del sida cobró un promedio de una vida por minuto con 650.000 muertes el año pasado, destacó un nuevo informe el miércoles. de ONUSIDA.

El estudio, que fue presentado en vísperas de la Conferencia Internacional sobre el Sida que se realizará en la ciudad canadiense de Montreal, revela que la irrupción de la COVID-19 y otras crisis mundiales han debilitado los avances contra el VIH, y han reducido los recursos en la lucha contra el enfermedad.

Aunque las cifras globales parecen indicar una caída en el registro de nuevos casos de la enfermedad, el número de nuevos contagios a nivel mundial cayó solo un 3,6% entre 2020 y 2021, la disminución anual más pequeña de nuevas infecciones por el VIH desde 2016.

A este récord se suma otro dato importante: desde hace varios años, Europa del Este y Asia Central, Oriente Medio y Norte de África y América Latina han seguido experimentando un crecimiento anual de las infecciones por el VIH.

Por lo tanto, en Asia y el Pacífico, las nuevas infecciones por el VIH están aumentando donde antes habían disminuido, y en África oriental y meridional, el rápido progreso de años anteriores se desaceleró considerablemente en 2021.

En el lado positivo, África occidental y central y el Caribe registraron descensos notables en las nuevas infecciones por el VIH, pero en estas regiones la respuesta a la enfermedad se ve amenazada por la creciente escasez de recursos.

«Estos datos muestran que la respuesta mundial al sida está en grave peligro. Si no nos movemos rápidamente, estaremos perdiendo terreno, a medida que la pandemia crece entre el COVID-19, el desplazamiento masivo y otras crisis. Recordemos los millones de muertes evitables». estamos tratando de parar». alto», dijo la directora ejecutiva de ONUSIDA, Winnie Byanyima, en la presentación del informe.

Los países con el mayor aumento de nuevas infecciones por el VIH desde 2015 fueron: Filipinas, Madagascar, Congo y Sudán del Sur. Por otra parte, Sudáfrica, Nigeria, India y la República Unida de Tanzanía registraron algunas de las reducciones más significativas en el número de infecciones por el VIH.

La falta de avances provocó que el año pasado se registraran cerca de 1,5 millones de nuevos contagios, más de un millón más que los objetivos mundiales contra la enfermedad.

Las marcadas desigualdades dentro de los países y entre ellos obstaculizan el progreso en la respuesta al VIH, y el propio virus está ampliando aún más esas desigualdades.

UNICEF/Karin Schermbrücke

Una madre y su hijo de nueve años, ambos seropositivos, en una clínica de Mubende, Uganda.

Las mujeres y las niñas lideran el número de nuevas infecciones

Las mujeres y adolescentes fueron el grupo de población más afectado por nuevos contagios durante 2021, con un nuevo contagio cada dos minutos.

El crecimiento del VIH en términos de género, particularmente para las mujeres y niñas jóvenes africanas, coincidió con la interrupción de los servicios para el tratamiento y prevención de la enfermedad, con millones de niñas que quedaron fuera de la escuela debido a las pandemias, y por el aumento de los embarazos adolescentes. , junto con la violencia de género.

Las niñas adolescentes y las mujeres jóvenes tienen tres veces más probabilidades de contraer el VIH en el África subsahariana que las niñas adolescentes y los hombres jóvenes.

En relación con otros grupos de población, entre 2019 y 2021, la prevalencia del VIH entre hombres que tienen sexo con hombres casi se duplicó en El Salvador y se multiplicó por ocho entre las personas transgénero.

Una niña de nueve años con VIH dibuja en un centro de día apoyado por UNICEF.  La institución ofrece atención psicosocial en Tashkent, Uzbekistán.

UNICEF/Giacomo Pirozzi

Una niña de nueve años con VIH dibuja en un centro de día apoyado por UNICEF. La institución ofrece atención psicosocial en Tashkent, Uzbekistán.

Las cifras actuales están lejos de los objetivos para 2025

El informe también muestra que el acceso al tratamiento antirretroviral para todas las personas que viven con el VIH está fallando, creciendo más lentamente en 2021 que en una década.

Si bien las tres cuartas partes de todas las personas que viven con el VIH tienen acceso al tratamiento antirretroviral, todavía hay diez millones de personas sin él, y solo la mitad (52%) de los niños que viven con la enfermedad tienen acceso a medicamentos que les pueden salvar la vida; la brecha en la cobertura del tratamiento del VIH entre niños y adultos se está ampliando en lugar de reducirse.

El estudio destaca las consecuencias devastadoras que pueden ocurrir si no se toman medidas urgentes para abordar estas desigualdades. De mantenerse el ritmo actual, el número de nuevos contagios al año superará los 1,2 millones en 2025, año en el que los Estados miembros de Naciones Unidas se marcaron como objetivo menos de 370.000 nuevos contagios.

Además, en un momento en que la solidaridad internacional es más necesaria que nunca, muchos países de altos ingresos están recortando su ayuda. Los recursos internacionales disponibles para el VIH el año pasado fueron un 6% más bajos que en 2010.

La asistencia al desarrollo para el VIH de donantes bilaterales, además de los Estados Unidos de América, se ha desplomado un 57% en la última década. La respuesta al VIH en los países de ingresos bajos y medianos está a $ 8 mil millones por debajo de la cantidad necesaria para 2025.

«Todavía es posible que los líderes vuelvan a encarrilar la respuesta para acabar con el sida para 2030», dijo Byanyima.

El responsable de ONUSIDA razonó que acabar con la enfermedad “va a costar mucho menos dinero que no acabar con el sida. Y lo que es más importante, las acciones necesarias para acabar con el SIDA también prepararán mejor al mundo para protegerse de las amenazas de futuras pandemias».

Una nueva prueba casera para detectar el VIH que costará un dólar

Buscando facilitar aún más el acceso a las pruebas diagnósticas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) precalificó una prueba casera que costará solo un dólar gracias a una nueva alianza entre Clinton Health Access Initiative y las empresas MedAccess y Biotech.

Esa prueba estará disponible para el sector público en países de bajos y medianos ingresos.

Según la OMS, muchas personas entre las poblaciones con alto riesgo de contraer el VIH consideran que la autoevaluación es una opción conveniente y confidencial para detectar el virus.

La OMS recomienda la autoevaluación del VIH como una forma segura, precisa y eficaz de llegar a las personas que de otro modo no se harían la prueba y, hasta la fecha, ha precalificado seis pruebas caseras tanto en fluidos orales como en productos a base de proteínas. sangre, asegurando calidad y facilidad de uso.

Continuar leyendo este Titular: La pandemia de sida se cobró una vida por minuto en 2021