septiembre 26, 2022

los El senador socialista José Miguel Insulza, diputado por la Región de Arica y Parinacota, rechazó la idea de establecer un estado de excepción en la Macrozona Norte ante la ola de delincuencia que se ha vivido en los últimos meses, y señaló que, cuando se trata de delitos, enfrentarlos es labor de Carabineros y Policía de Investigaciones y no de las Fuerzas Armadas.

“Queremos soldados en las calles para controlar la delincuencia que hay”, dijo hoy desde la oposición el diputado de Antofagasta José Miguel Castro (RN). “La solución es más compleja que adoptar un decreto, hacer un estado de excepción o cualquier otra medida, porque requiere un trabajo multilateral”, respondió ese mismo día la ministra del Interior y Seguridad Pública, Izkia Siches.

En entrevista con Lo que falta del dia, Insulza, Ministro del Interior entre 2000 y 2005, sostuvo que “En Arica no tenemos incendios ni actividad subversiva como en La Araucanía (donde rige el estado de emergencia), pero sí fuerte actividad del crimen organizado, que es tarea de la policía«.

“¿Dónde vamos a poner al Ejército, en plena plaza de Arica para combatir el crimen organizado? Una cosa es reconocer que la situación es grave y otra preguntarse si el estado de excepción sirve en este caso, » él continuó. , señalando que actualmente los militares ya están involucrados en el control fronterizo.

“No se trata de ignorar la situación”, sino llevar a las FF.AA. a las calles «es un instrumento que no sirve», afirmó. En cambio, “debemos desplegar más policías, apoyar más a la Fiscalía General y fortalecer algunas normas legales si es necesario, mejorar la situación de inteligencia”, recomendó.

Criticó, respecto a la petición de la derecha, que “El estado de excepción se ha vuelto habitual desde el gobierno anterior”.

También subrayó que “el golpe al Tren de Aragua fue fuerte”, y que el nombre de ese cártel venezolano en este momento “es más bien una tapadera para una actividad delictiva más general”.

PERCEPCIÓN DE INSEGURIDAD: «AUMENTAR LA VIOLENCIA Y LA VISIBILIDAD»

Insulza también se refirió a la última Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana (Enusc), que mostró un descenso de las cifras de victimización a su mínimo histórico aunque, por otro lado, un preocupante aumento de la percepción de inseguridad.

A juicio del senador, “el sentimiento va en aumento porque el país tiene una estricta conciencia criminal, se ha tomado conciencia de la situación delictiva que este año ya ha provocado 600 homicidios, el doble que hace dos años; en Arica hay 24 este año, y el anterior fueron 10 en total».

En ese contexto, en términos generales, consideró que “No es tanto que haya aumentado la delincuencia, sino su violencia y su visibilidad, y eso asusta a la gente«.

Destacó que “el gobierno está activo: en el Congreso hay proyectos sobre crimen organizado, narcotráfico, desaparición de personas, sobre mejoramiento de la policía, sobre el ‘Ministerio de Seguridad Pública’ (…) Nunca nada es perfecto, hay no dudo que haya errores, pero creo está funcionando bien«.

LLAMADO DEL PRESIDENTE «LEGÍTIMO PROPONER CAMBIOS A LA CONSTITUCIÓN»

Por otra parte, el senador relevó al nuevo llamado del presidente Gabriel Boric, quien ayer instó a buscar un acuerdo antes del plebiscito del 4 de septiembre sobre las posibles modificaciones que se harán al proyecto de nueva Constituciónflexibilizando sus posiciones previas sobre el texto.

«El presidente ha vuelto a cambiar la situación, dos veces en dos semanas», valoró, subrayando que «es un buen reto».

“Espero que nosotros como Socialismo Democrático seamos capaces de plantear no una lista interminable de cambios, sino algunos puntos centrales y cruciales que creemos deben ser modificados de la propuesta de Constitución, y que deben salir esta semana”, avanzó.

Reafirmó que, «Con el llamado del Presidente, tenemos perfecta legitimidad para hacer propuestas ahora«, y señaló que»Ojalá podamos hacerlos con Approve Dignity, pero si tardan o quieren después, los vamos a hacer ahora.«.


Continuar leyendo este Titular: Insulza rechaza un estado de excepción en el norte: «No es útil para lo que tenemos allá»