noviembre 26, 2022

La Asociación de Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de Villa María (Adiuvim), desarrollará el próximo martes, desde las 15:30 horas, una serie de actividades para celebrar el 20 aniversario de su creación, que culminó en diciembre pasado. El gremio que encabeza el docente e investigador Nahum Mirad comenzará reconociendo a las personas que formaron parte de las anteriores comisiones directivas y del cuerpo de supervisores sindicales antes de los concursos docentes. También habrá palabras de invitados e invitados especiales, así como música interpretada por profesores de la propia universidad.

El mismo día se realizarán dos asambleas: una ordinaria, donde se discutirán balances e informes, y otra extraordinaria, donde se considerará la modificación de los estatutos. Y El Diario habló con el secretario general para analizar la situación de la organización y sus afiliados.

-¿Cómo afectó la pandemia del COVID-19 a la docencia universitaria?

-El personal docente de las universidades, como el resto de la sociedad, teníamos el enorme reto de adaptar nuestra actividad (que incluye la investigación y la divulgación, además de la docencia) a las restricciones de la presencialidad que nos impone la pandemia del COVID -19. En nuestra UNVM, en el marco de la paridad local, casi al inicio de las restricciones, se definió la excepcionalidad de tal situación, lo que permitió avanzar en la impartición de clases de forma virtual, haciendo uso de diferentes tecnologías. Esto implicó un enorme esfuerzo para los docentes, además de un reajuste de los programas de estudio y una instancia de capacitación en nuevas tecnologías. Aún en estas circunstancias, que se prolongaron durante casi dos años, gracias al enorme esfuerzo de quienes imparten docencia, así como del resto de la comunidad universitaria, se cumplieron buena parte de los objetivos académicos e incluso se celebraron concursos docentes. donde se consolidaron los cargos.

¿Cómo se las arreglaron los profesores?

-La angustia ante la incertidumbre, las dificultades de acceso a la tecnología y la conectividad, la adaptación a las necesidades y posibilidades de los alumnos, etc. no estuvieron ausentes en el proceso. Desde el gremio acompañamos con un seguimiento permanente de estas prácticas (plasmado en un informe), formación específica, multiplicando los canales de comunicación, consiguiendo un bono especial por uso tecnológico y gestionando una certificación específica para este esfuerzo pedagógico. A pesar de la coyuntura, la carrera docente, uno de los logros más importantes de nuestra universidad en cuanto a la regularización y consolidación de los puestos docentes, se mantuvo vigente en la medida de lo posible durante la pandemia, con numerosos concursos, instancias de capacitación, etc.

-¿La pandemia deja algo positivo?

-La pandemia, si bien complicó nuestra actividad, nos permitió adaptarnos y adoptar una diversidad tecnológica que pasa a formar parte de los recursos pedagógicos y también administrativos de un sistema vivo y complejo, como es una universidad. La forma de ejercer la docencia cambió con la pandemia y esos cambios aún se están decantando; el desafío es aprovecharlos sabiamente, en el marco de una educación pública, abierta y gratuita, entendiendo y regulando las nuevas relaciones laborales.

-¿Cómo es la situación de los docentes universitarios?

-La situación de los docentes universitarios no escapa a las generalidades del colectivo de trabajadores en nuestro país: la inflación diluye el costo de vida, lo que logra la paridad en las mesas de negociación. Técnicamente, durante el macrismo perdimos más del 20% de nuestra capacidad salarial, con obras sociales y ciencia desfinanciadas, universidades sin recursos, etc. Después del cambio de gobierno empezamos a alcanzar la inflación, pero a destiempo. Con aumentos de salarios que vienen después de los aumentos de precios. Esto sin recuperar lo que antes se perdió. La acción de la especulación sobre el precio de los alimentos define la paridad social con más fuerza que la paridad salarial misma. Los salarios se erosionan drásticamente. Por ejemplo, el pago anticipado de aumentos salariales permite pensar en un aumento total del salario docente del 70% para este año. Incremento que se da a saltos y etapas, con precios aumentando casi a diario. La especulación como forma de desestabilizar un gobierno requiere tanto una acción decisiva por parte del gobierno como el fortalecimiento de la organización popular.

-¿Adiuvim participa en la articulación con otros sindicatos y organizaciones?

-Como sindicato docente universitario formamos parte de la Federación de Profesores Universitarios (Fedun), a través de la cual integramos a su vez la Confederación General del Trabajo (CGT). A nivel local también formamos parte de la mesa regional de la CGT. Más allá de la articulación federativa, avanzamos en la construcción de una agenda con los gremios de docentes de las universidades nacionales de Córdoba (Adiuc/Córdoba y AGD/RIV) ya su vez con los gremios de docentes en general de la provincia. Es muy importante para nosotros, también, el vínculo con Apuvim -el sindicato no docente de la UNVM-. A nivel regional nos integramos con otros gremios, asociaciones mutuales y cooperativas y otras organizaciones donde nos apoyamos para los fines de la acción social de nuestro gremio. Por ejemplo, acabamos de firmar un convenio con AMMA para acceso a proveedores en Villa María, tenemos convenios con el Sindicato de Madereros de Villa del Rosario, el Jockey Club de Villa María y el Círculo de Suboficiales de la Fuerza Aérea de Córdoba para uso de piscinas. , hoteles, campings… Con varias organizaciones participamos en la mesa de soberanía alimentaria de Villa María,…

Continuar leyendo este Titular: Adiuvim y algo más que un festejo