octubre 6, 2022

La agencia de la ONU para la infancia, Unicef, condenó un ataque aéreo que «golpeó un jardín de infancia» en la región etíope de Tigray, y la UE también pidió respeto por el derecho internacional que protege a los civiles.

Las autoridades rebeldes de la provincia etíope de Tigray afirmaron que un jardín de infantes había sido bombardeado el viernes por la fuerza aérea de Etiopía, mientras que el gobierno de Addis Abeba afirma que solo apuntaba a «objetivos militares».

«Unicef ​​condena enérgicamente el ataque aéreo en Mekele, la capital de la región de Tigray en Etiopía. El ataque golpeó un jardín de infantes, mató a varios niños e hirió a varios», dijo en un tuit la directora ejecutiva de la organización, Catherine Russell.

«Una vez más, los niños han pagado un alto precio por la escalada de violencia en el norte de Etiopía. Durante casi dos años, los niños y sus familias en la región han estado sufriendo este conflicto. Debe terminar», agregó.

No hubo una reacción inmediata del gobierno etíope a las declaraciones de la ONU.

Sin mencionar el objetivo, el Comisario Europeo de Gestión de Crisis, Janez Lenarcic, condenó el ataque, que dijo «resultó en la muerte de civiles». y pidió respeto por el derecho internacional humanitario.

“Los civiles no son un objetivo”, tuiteó.

«Los informes de ataques aéreos en Tigray que causaron bajas civiles son espantosos. Todas las partes deben respetar el derecho internacional humanitario y hacer de la protección de los civiles su prioridad», tuiteó el ministro de África del Reino Unido. Vicky Ford.

Ataque aéreo ‘bárbaro’

Un funcionario del Hospital Ayder, el principal hospital de la ciudad de Mekele, dijo en un mensaje a la AFP el viernes que su instalación había recibido cuatro muertos, incluidos dos niños, y nueve heridos.

La televisión oficial de Tigray dijo que «siete civiles, incluidos tres niños», habían muerto y difundió imágenes que mostraban lo que parecía un parque infantil devastado y un edificio dañado con paredes pintadas de colores vivos.

Los periodistas no tienen acceso al norte de Etiopía, lo que hace imposible la verificación independiente. Las redes móviles e Internet tampoco son confiables y no se pudo contactar a ningún funcionario en Tigray el sábado.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus, él mismo oriundo de Tigray, tuiteó que estaba «sin palabras» ante «este terrible evento y la pérdida de vidas inocentes». , calificando la huelga de «bárbara».

Los combates se reanudaron el miércoles en el norte de Etiopía, poniendo fin a una tregua de cinco meses entre el gobierno federal y las autoridades rebeldes en Tigray, que se culpan mutuamente por la reanudación de las hostilidades.

Hasta el ataque a Mekele el viernes, los combates se limitaban a dos áreas alrededor de la frontera sureste de Tigray.

Los rebeldes afirmaron que un avión había «lanzado bombas sobre una zona residencial y un jardín de infancia». El gobierno etíope respondió que el avión militar etíope solo apuntó a «sitios militares» y acusó a los rebeldes de Tigrayan de montar la escena «para afirmar que el avión atacó a civiles».


Continuar leyendo este Titular: Unicef ​​condena el ataque aéreo en Etiopía que ‘afectó al jardín de infantes de Tigray’