octubre 6, 2022

El 1 de febrero de 2021, el ejército de Myanmar tomó el poder, declaró el estado de emergencia y arrestó a todos los niveles del gobierno civil elegido democráticamente. Poco después, el Ministerio de Trabajo, Inmigración y Población anunció que 16 sindicatos y organizaciones de la sociedad civil no registrados operaban como “organizaciones laborales ilegales”.

Desde entonces, los sindicatos y organizaciones civiles que atienden a trabajadores y migrantes en ese país han sido objeto de arrestos arbitrarios, detenciones, violenciaallanamientos a viviendas y oficinas, incautación de equipos, amenazas, interrogatorios y hostigamientos, advirtió la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en un informe difundido este miércoles.

El abuso y la persecución limitan sustancialmente la capacidad de estos grupos para operar, que, sin embargo, perseveran en su trabajo con ajustes en su forma de trabajar en un intento de mejorar la seguridad de sus miembros.

El estudio cita como ejemplo la historia de un dirigente que da fe de allanamientos y destrucción de bienes en las viviendas de los dirigentes de su sindicato y que explica que actualmente realizar sus tareas a escondidas en áreas controladas por organizaciones armadas de las minorías étnicas para evitar el arresto.

Según el estudio de la OIT, los sindicatos y las organizaciones civiles han tenido una papel determinante en la protección y promoción de los derechos laborales en Myanmar durante los últimos diez años y ahora corren el riesgo de desaparecer.

UNSPLASH/Pyae Sone Htun

Manifestantes durante una marcha contra el golpe militar en Myanmar.

Aceptar el abuso, la única opción para mantener tu trabajo

El informe señala que, a raíz del golpe militar, el ambiente de trabajo se ha convertido en uno en el que los trabajadores tienen que aceptar cualquier abuso si quieren mantener sus puestos de trabajo sin ninguna posibilidad de negociar o formar nuevas organizaciones laborales.

Para contrarrestar la amenaza existencial al espacio cívico y la organización de los trabajadores En Myanmar, la OIT hizo un llamado a la comunidad internacional para aumentar su flexibilidad y capacidad de respuesta, otorgando financiamiento amplio y sin restricciones a las organizaciones perseguidas.

«Los la comunidad internacional debe apoyar a estas organizaciones para ayudarlas a sobrevivir y continuar su trabajo vital”, dijo Panudda Boonpala, Directora Regional Adjunta de la OIT para Asia y el Pacífico.

El campo de refugiados de Kutupalong en Cox Bazar es uno de los más grandes del mundo y alberga a miles de rohingya que huyeron de la violencia en Myanmar.

© UNOCHA/Vincent Tremeau

El campo de refugiados de Kutupalong en Cox Bazar es uno de los más grandes del mundo y alberga a miles de rohingya que huyeron de la violencia en Myanmar.

A cinco años del inicio de un genocidio

Por su parte, el relator especial sobre la situación de los derechos humanos en Myanmar* Recordó que un día como hoy hace cinco años, las fuerzas de Myanmar iniciaron un ataque genocida contra hombres, mujeres y niños rohingya en el estado de Rakhine.

En un comunicado, Thomas Andrews instó al mundo a hacer más para forzar a los perpetradores de estas atrocidades. rendir cuentas y hacer justicia a los rohingya dentro y fuera de Myanmar.

El experto recordó que en la noche del 24 de agosto de 2017 comenzaron una serie de ataques que duraron semanas y que resultaron en el asesinato generalizado y selectivo de civiles rohingya, cometiendo actos de Violencia sexual y saqueo sistemáticos, incendios y destrucción. de pueblos enteros.

Las fuerzas de Myanmar mataron a miles de rohingya y obligó a más de 700.000 a huir a Bangladesh para salvar sus vidas.

Andrews consideró que ya es hora de que la comunidad internacional en su conjunto reconocer esos ataques como genocidio. «Es hora de llamarlo por su nombre», dijo, lamentando que el ejército birmano aún no rinda cuentas por un crimen tan atroz.

Agregó que los ataques a la minoría rohinyá duran años y que el Ejército ha ido más allá de los abusos contra este grupo, encarcelando y ejecutando a defensores de la democracia y los derechos humanos y líderes electos “mientras comete crímenes aún más atroces”. contra el pueblo de Myanmar”.

Refugiados rohingya cruzan la frontera de Myanmar a Bangladesh.

ACNUR/Roger Arnold

Refugiados rohingya cruzan la frontera de Myanmar a Bangladesh.

La solidaridad internacional es urgente

“Es fundamental que, de una vez por todas, la comunidad internacional hacer que el ejército de Myanmar rinda cuentas por sus atrocidadesAndrews enfatizó.

El relator hizo un recuento de su visita a Sittwe, lugar al que se refirió como «un campo de concentración o gueto” donde más de 120.000 rohingya están confinados, viviendo en la desesperanza y la desesperación.

Además, más de un millón de sobrevivientes rohingya se encuentran en Bangladesh, en campamentos en Cox’s Bazaar y Bhasan Char.

Estas personas no pueden regresar a sus hogares y sufren confinamiento y hacinamientoa menudo carecen de seguridad y no pueden ganarse la vida, agregó el experto.

En este contexto, Andrews instó a la comunidad internacional a fortalecer el apoyo a los rohingya que viven en Bangladesh a través de una financiamiento que les permita garantizar el acceso a servicios humanitarios, atención médica y educación de calidad hasta que puedan regresar a casa.

También pidió solidaridad con esa comunidad para que se les haga justicia y reconstruyan su vida.

“La comunidad internacional debe hacer su parte y remitir sin demora la situación en Myanmar a la Corte Penal Internacionalejerciendo al mismo tiempo la máxima presión por medios económicos y diplomáticos sobre el régimen militar”, concluyó.

* Los Relatores Especiales forman parte de los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Procedimientos Especiales, el organismo más grande de expertos independientes en el sistema de derechos humanos de la ONU, es el nombre general de los mecanismos independientes de investigación y monitoreo establecidos por el Consejo para abordar situaciones específicas de países o cuestiones temáticas en todo el mundo. Los expertos de los Procedimientos Especiales trabajan de forma voluntaria; no son personal de la ONU y no reciben un salario por su trabajo. Son independientes de cualquier gobierno y organización y actúan a título individual.

Continuar leyendo este Titular: Myanmar: Continúa el atropello de los derechos humanos, civiles y laborales por el gobierno militar