octubre 1, 2022

Un informe elaborado por el Fundación Banco Municipal indica que la actividad económica privada real de Rosario, medida por el CIE, Municipio de Rosario, creció 17,6% interanual en mayo, siendo a su vez la cifra de negocios acumulada del año el valor más alto desde el primer registro de la serie en 2011.

Sin embargo, la tendencia-ciclo de la facturación, que representa el componente central de la actividad económica local, muestra una desaceleración desde principios de año y una ligera disminución en mayo pasado (-0,3% mensual).

Con los datos disponibles a la fecha, no se puede determinar si efectivamente se trata de un cambio de rumbo en la actividad económica. Dicho esto, una forma de aproximarse a lo que pudo haber ocurrido en los meses de junio y julio es observar indicadores indirectos de la economía local a partir de la movilidad de las personas en el departamento de Rosario.

Las series analizadas están hechas en base a datos de celulares publicados por Google y muestran la concurrencia de las personas a los negocios de venta de productos de primera necesidad, a los comercios, locales gastronómicos, de ocio y esparcimiento ya los lugares de trabajo.

Aumento del consumo

Por el lado de la demanda de los consumidores, la movilidad de personas hacia comercios de venta de productos de primera necesidad (“Abarrotes y Farmacias”) y hacia comercios, locales gastronómicos, de ocio y recreación (“Tiendas y Ocio”) registró una expansión mensual en junio y julio, aunque con distinta intensidad.

La concurrencia a «Abarrotes y Farmacias» se expandió levemente, mostrando un comportamiento similar desde principios de marzo pasado. Por su parte, la movilidad en la categoría “Tiendas y Ocio” muestra un crecimiento visible desde mediados de junio, superando los niveles previos a la pandemia a julio por segunda vez desde el inicio de la cuarentena.

Dada la aceleración de la inflación y el deterioro del poder adquisitivo de los ingresos, llama la atención este comportamiento. Sin embargo, es probable que los consumos incluidos en estas categorías se hayan visto favorecidos por la aceleración de la inflación porque, sin opciones para almacenar valor, los hogares se ven motivados a gastar precipitadamente sus ingresos antes de que se deterioren.

Otras variables que contribuyen a este fenómeno son incertidumbre cambiaria y barreras a la importación que restringieron la oferta de productos de consumo duraderos, elevando sus precios por encima de la inflación. También están las consecuencias emocionales provocadas por la pandemia y el confinamiento que, como en el resto del mundo, aún se sienten y animan a las familias a recuperar el tiempo perdido inclinándose por artículos de consumo más inmediato.

Por el lado de la oferta, la asistencia a los lugares de trabajo muestra una expansión mensual desde marzo hasta mediados de mayo y una notable disminución hacia fines de dicho mes, estancándose en junio. Los últimos datos disponibles de la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL – Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social) validan este lento crecimiento para el Gran Rosario, con una tasa de expansión mensual del empleo privado registrado en empresas de 10 o más empleados de 0,2% en promedio entre marzo y junio.

Cabe recordar que los datos de Google miden la asistencia a los lugares de trabajo, lo que incluye cambios en la combinación de trabajo remoto/presencial de los empleados.

Por tanto, una hipótesis podría ser una mayor inclinación por el home office a partir de mediados de mayo. Sin embargo, considerando la baja penetración del trabajo remoto en el Gran Rosario4 y sin una razón específica para su implementación, probablemente esta no sea la causa de la caída. Por lo tanto, este indicador indirecto podría estar mostrando que la actividad económica está sufriendo a partir de junio. Además, en la segunda semana de julio se observa una disminución de la movilidad a empresas.

Aunque esta menor movilidad seguramente se explica por las vacaciones de invierno, hacia finales de mes no parece que vuelva al nivel previo a las vacaciones, por lo que habrá que esperar a los próximos datos para ver si los cambios en la mano de obra mercado se deben exclusivamente a factores estacionales o factores económicos comienzan a incidir que reforzarían la ralentización registrada en la tendencia-ciclo de la facturación privada del Ayuntamiento en el mes de mayo.


Continuar leyendo este Titular: Movilidad en Rosario: creció el consumo en tiendas de alimentos, farmacias y bares |