septiembre 28, 2022

Una alianza entre México, el Organismo Internacional de Energía Atómica y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación ha logrado erradicar la mosca mediterránea en el estado mexicano de Colima. El insecto puede causar daños devastadores en frutas y verduras.

El brote se detectó en abril de 2021 en el puerto más grande del país, Manzanillo, y representaba un riesgo inmediato para una serie de cultivos como carambola, higos, guayabas, mangos, papayas, toronjas rosadas y naranjas.

De no haber sido gestionada con prontitud esta acción, México, el séptimo productor y exportador de frutas y hortalizas frescas del mundo, podría haber sufrido la imposición de cuarentenas por parte de países que no padecen esta plaga.

El comercio de este tipo de productos genera más de 189,000 millones de pesos mexicanos (más de 9 mil millones de dólares) anuales en exportaciones, así como millones de empleos locales.

“Si la mosca del Mediterráneo se hubiera asentado en el país, la consecuencia hubiera sido el cierre de acceso a los mercados nacionales e internacionales para las frutas y hortalizas mexicanas, lo que a la larga hubiera significado pérdidas económicas para los productores locales”, explicó Francisco Ramírez y Ramírez, General Director de Sanidad Vegetal del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria de México

¿Cómo se logró la extinción?

Para controlar el brote, México diseñó y activó un plan de emergencia con la ayuda de expertos de la Agencia Internacional de Energía Atómica y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura.

La erradicación se logró mediante la denominada Técnica del Insecto Estéril, un sistema de control de plagas que no daña el medio ambiente.

Las hembras de moscamed pueden dañar los cultivos si ponen sus huevos en cultivos maduros, afectando su calidad, haciéndolos invendibles y no comestibles.

El proyecto consistió en la cría, esterilización y posterior liberación de más de 1.450 millones de moscas macho. Una vez libres, estos insectos se aparean con hembras silvestres que no producen descendencia, lo que provoca una disminución de la población de plagas y, finalmente, la erradicación.

La instalación donde se realizó la esterilización, ubicada en el estado de Chiapas, es la segunda más grande del mundo con una capacidad de producción de 1.000 millones de moscas macho estériles por semana.

Uno de los mejores métodos

La técnica del insecto estéril es uno de los métodos de control de plagas de insectos más respetuosos con el medio ambiente ideados hasta la fecha.

La irradiación, por ejemplo con rayos gamma y rayos X, se utiliza para esterilizar insectos criados en masa para que, aunque sigan siendo sexualmente competitivos, no puedan reproducirse. Un buen aspecto es que no involucra procesos transgénicos (ingeniería genética).

La Convención Internacional de Protección Fitosanitaria clasifica a los insectos estériles como organismos benéficos. La técnica difiere del control biológico tradicional, que implica la introducción de agentes de control biológico no autóctonos, en varios aspectos:

  • Los insectos estériles no se autorreplican y, por lo tanto, no pueden establecerse en el medio ambiente.
  • Rompe el ciclo reproductivo de una plaga, lo que también se conoce como lucha autocida, es por definición algo específico de cada especie
  • No introduce especies no autóctonas en un ecosistema.

Junto con la FAO, el OIEA ayuda a los Estados Miembros a desarrollar y adoptar tecnologías de base nuclear para optimizar las prácticas de manejo de plagas de insectos agrícolas que apoyan la intensificación de la producción de cultivos y la preservación de los recursos naturales.

Beneficios de la técnica

La técnica del insecto estéril se desarrolló en los Estados Unidos y se ha utilizado con éxito durante más de 60 años. Actualmente aplicado en seis continentes.

Las cuatro opciones estratégicas en las que se liberan insectos estériles como parte del manejo integrado zonal de plagas son: supresión, erradicación, contención y prevención.

Durante más de cinco décadas esta técnica ha sido una de las acciones fundamentales del programa conjunto entre la FAO y el OIEA en la eliminación de plagas.

Esta acción engloba trabajos de investigación aplicada para mejorar la técnica y perfeccionarla con el fin de combatir nuevos insectos causantes de plagas, y la transferencia de conocimientos a los Estados miembros a través de proyectos de campo, para que puedan beneficiarse de la sanidad vegetal, la mejora de la vida animal y humana, un medio ambiente más limpio, una mayor producción agrícola y ganadera en los sistemas agrícolas y un desarrollo económico más rápido.

Continuar leyendo este Titular: México consigue erradicar la mosca de la fruta con una técnica nuclear