febrero 7, 2023

Las cooperativas dirigidas por mujeres en el Líbano están ayudando a las comunidades a hacer frente a las crisis recientes que han afectado al país en oleadas: primero, la crisis financiera; luego, la pandemia de la COVID-19; y más tarde la explosión del puerto de Beirut en agosto de 2021.

Al Atayeb (Delicias) con sede en la ciudad de Kfardebia, al norte de Beirut, es una cooperativa liderada por un grupo de estas mujeres. La cooperativa se especializa en la producción de alimentos locales y tradicionales como mermelada de cítricos, mermelada de frutas, puré de frutas y el famoso Makdous libanés (berenjena en escabeche).

Las 13 mujeres que integran la cooperativa reciben una parte de las utilidades, además de un salario, que obtienen de su trabajo en la preparación y elaboración de alimentos. Los agricultores locales que venden sus cosechas también se benefician.

«Es mi manera de empoderar a las mujeres»

“Enseñar habilidades de procesamiento de alimentos fue mi forma de empoderar a las mujeres”, dice Samira Zoughaib Akiki, presidenta de Al Atayeb. También me empoderó porque estaba rodeada de mujeres visionarias y generosas.

Akiki comenzó en la industria alimentaria hace unas dos décadas, impartiendo talleres de procesamiento de alimentos y sesiones de formación para mujeres. Esta experiencia suya la llevó a ella y a sus compañeros a formar Al Atayeb como una cooperativa capaz de crear oportunidades de trabajo y asegurar que todos los miembros compartan el éxito de la empresa.

Cuando la crisis económica del Líbano se vio exacerbada por la pandemia de COVID-19, Akiki se enteró de que la ONU estaba brindando un apoyo esencial a cooperativas como la suya.

“La ONU proporcionó salarios mensuales para que las mujeres pudieran mantener sus ingresos, comprar los frascos necesarios para conservar los productos y obtener los ingredientes que usamos para producir nuestros alimentos, como el aceite y el azúcar”, dice Akiki.

“Esto pudo satisfacer nuestras necesidades financieras, reponer nuestro capital y compensar nuestras pérdidas: pudimos retomar nuestras actividades en un momento en que muchas empresas estaban cerrando”.

PNUD Líbano

Samira Zoughaib Akiki, presidenta de la cooperativa Al Atayeb, con una cesta de mermelada de manzana fresca.

ayuda de la ONU

En total, la ONU ha apoyado a 94 cooperativas de diferentes aldeas del Líbano, como Deir Al Ahmar, Fneidek, Qana, Harissa y Lehfed, todas ellas centradas en el empoderamiento de la mujer.

Este apoyo ha sido tanto en forma de pago en efectivo por el trabajo realizado como apoyo en especie, como materia prima, equipos y herramientas.

Al menos 6.000 personas se han beneficiado del proyecto de 4,4 millones de dólaresfinanciado por el Banco Alemán de Desarrollo KfW, a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

La cooperativa Al Atayeb ha sido un factor clave para sobrevivir a la crisis al ayudar a muchas familias en Kfardebian, haciendo que las mujeres se sientan orgullosas de sí mismas y de su comunidad.

“Nuestra cooperativa representa los valores en los que creemos”, dice con orgullo Akiki. «Trabajamos con pasión. Ayudamos a nuestra comunidad y servimos al bien público».

A medida que se profundiza la crisis mundial de alimentos y combustibles, la crisis del Líbano está afectando a «todos, en todas partes».

Continuar leyendo este Titular: Las mujeres libanesas se unen para sobrevivir a la crisis económica