noviembre 30, 2022

“Esta no es la única perspectiva ni la más importante para analizar la propuesta constitucional, pero es una arista que creemos relevante y que es importante considerar”.

Con esas palabras, Claudia Martínezprofesor titular del Instituto de Economía de la Universidad Católica, explicado en Lo que queda del día de Cooperativa el principal objetivo del reciente estudio que elaboró ​​junto a otros académicos e investigadores y que entregó una estimación del costo fiscal anual que tendría la implementación de la nueva Constitución, en caso de ser aprobada por la ciudadanía en el plebiscito del 4 de septiembre .

“No tenemos toda la verdad, lo importante que queremos dar es la Orden de magnitud de dónde podría salir esta propuesta”, defendió el académico.

Aplicando una metodología similar a la que se utiliza para estimar las implicaciones fiscales de un proyecto de ley a través de informes financieros o para estimar los costos de un programa presidencial, Martínez y Rodrigo Valdésde la Escuela de Gobierno UC; Andrea Betancurde la Universidad de Talca; Guillermo Larraínde la Universidad de Chile; gabriel ugarte Y Rodrigo Vergaradel Centro de Estudios Públicos (CEP), modeló dos escenarios base para proyectar el gasto: uno bajomás conservadores en términos de provisión de servicios y gastos, y otro alto.

Según sus conclusiones, en el escenario bajo, el costo anual total es 8,9% del PIBlo que equivale a unos 28.500 millones de dólares, mientras que en el escenario alto (menos conservador) el monto asciende a 14,2% del PIBlo que corresponde a 45.000 millones de dólares anuales.

DE DOS A TRES Y MEDIA REFORMAS TRIBUTARIAS

Con estos números en el horizonte, Martínez explicó que actualmente el fisco recauda anualmente alrededor del 20% del PIB en impuestos. A saber, «Tendríamos que juntar 8,9 puntos más y pasar al 29% (en el escenario bajo), o 14 puntos más (en el alto), al 34%»para hacer realidad las disposiciones de la nueva Carta, comentó.

Otra forma de medirlo, según Martínez, es en relación a la reforma tributaria enviada por el actual gobierno de Gabriel Boric al Congresoque busca recaudar 4 puntos del PIB: en el escenario bajo, se necesitaría más de dos reformas fiscalesmientras que, en la parte superior, el financiamiento es equivalente a Tres reformas fiscales y media.

«UN PUNTO DEL PIB CUESTA MUCHO»

La académica UC explicó que en el análisis se distinguen tres tipos de gastos: gasto recurrente anual directopara cumplir el mandato; gastos recurrentes en la administración del estado (por ejemplo, la creación de una nueva institución); Y gastos no recurrentes por ajustes de stock que, por una vez, son necesarios para cumplir con ciertos estándares (por ejemplo, el déficit de vivienda digna).

Con base en lo anterior, la estimación baja apuntaba a un costo total anual de 7,1% del PBI de costos en régimen y 1,8% de costos por ajuste de existencias en 10 años; mientras que la alta se descompone en 11,4% y 2,7%, respectivamente, de los temas mencionados.

«En el escenario bajo, si sumamos todos estos pequeños gastos administrativosnos da un 1,1% del PIB y, en el escenario alto, un 2,2%», explicó Martínez.

El experto señaló que “Cuesta mucho cobrar un punto del PIB. Otra forma de pensarlo en la misma reforma tributaria que ordenó esta administración es que se dice que el impuesto a la riqueza recaudará 0.48 puntos del PBI. Después, necesitaríamos dos impuestos sobre el patrimonio para financiar el gasto administrativo en el escenario bajo y cuatro en el escenario altosegún nuestras estimaciones», añadió.

Continuar leyendo este Titular: Las claves para dimensionar el costo fiscal de la nueva Constitución