septiembre 29, 2022

Acto a las 07:50

est


El choque en los andaluces y el desgaste de la alcaldesa han hecho que el partido se replantee su estrategia de cara a las elecciones municipales de 2023 | La delegada, Mercedes González, fue apoyada por Sánchez. Ella es una opción, pero también podría abrirse camino hasta convertirse en una figura destacada. Vuelven a circular los nombres de Robles o Marlaska

La onda expansiva de las elecciones andaluzas sigue siendo muy amplia. llega hasta enfoque estratégico para PSOE para las elecciones municipales y regionales en Madrid. La magnitud de la derrota fue tan contundente, digestiones tan pesadas, que ya nada es como antes. Ni siquiera las previsiones que parecían más atrincheradas se mantienen intactas. Se allanaba el camino para que la actual delegada del Gobierno en la comunidad y secretaria general de los Socialistas en la ciudad, Mercedes González, se presentara como candidata a la alcaldía de la capital, junto al líder autonómico del partido, Juan Lobato.

Pero esa planificación ya no es tan segura. El PSOE duda apenas mes y medio antes de que se ponga en marcha el procedimiento primario para elegir el cabeza de lista. Puedes optar por González, sí, pero también te estás planteando volver a recurrir a una fórmula utilizada mil veces y, hasta ahora, nunca acertada: proyectar un fichaje estrella, una figura «solvente», reconocible, «de peso», capaz de arrebatar (o al menos disputar) el cetro del ayuntamiento al popular José Luis Martínez-Almeida, precisamente ahora que el regidor se encuentra en sus horas más bajas. ¿Quién? Imposible saberlo a estas alturas porque la decisión final recaerá en Pedro Sánchez, aunque vuelven a circular nombres como los de los ministros Margarita Robles y Fernando Grande-Marlaska.

Tras la debacle de 2021, Ferraz decidió darle carta blanca al PSOE-M. La federación eligió mediante primarias a Juan Lobato como nuevo líder y a Mercedes González como titular de los socialistas de la ciudad

El hecho de que ahora los socialistas, en Ferrazen Moncloa y en la cúpula autonómica, valorar distintas alternativas ya es una novedad en sí misma. Tras las elecciones de Madrid del 4 de mayo de 2021, cuya campaña fue teledirigida desde Presidencia del Gobierno, la cúpula federal coincidió en que había que aprender la lección del pasado y la federación dejó las manos libres, sin demasiadas injerencias.

El PSOE-M eligió a Juan Lobato Gandarias como secretario general, por primarias (Madrid, 1984), técnico de Hacienda y exalcalde de Soto del Real. Y entonces dio vida, por primera vez, a la agrupación de la ciudad de madrid, con la idea de armar una dirigencia capitalina poderosa, por encima de los 23 grupos locales. Mercedes González Fernández (Madrid, 1975), mujer muy vinculada a Sánchez y al ministro Félix Bolaños y ahijada política del veterano Rafael Simancas, al frente del PSM entre 2000 y 2007, fue puesta al frente por consenso. El presidente ya había dado señales de querer impulsarla como candidata un año antes, en marzo de 2021, cuando la nombró delegada del Gobierno en Madridpor lo que debía entregar el acta de regidora que había obtenido por primera vez en 2015.

En los últimos meses, cuando se le preguntaba al aparato de Ferraz, la respuesta era siempre la misma: tanto Lobato como González, serían los cabezas de cartel del Gobierno regional y del Ayuntamiento de Madrid en 2023. La dirección había decidido que había que apostar por otra estrategia: consolidar líderes de la cantera de un partido, eso sí, muy debilitado por la interna luchas y sucesivas derrotas electorales, cada vez más humillantes. Ambos, se argumentó, liderarían proyectos a mediano y largo plazo, más con miras a las elecciones…

Continuar leyendo este Titular: Futuro PSOE Madrid | El PSOE duda entre la delegada del Gobierno en Madrid o un fichaje estrella para competir contra Almeida