noviembre 30, 2022

Google, Amazon, Meta, Microsoft y Tesla lanzaron recortes en su fuerza laboral a nivel mundial. Apple aún no lo ha hecho, pero ha detenido nuevas contrataciones. El fenómeno se viene dando desde hace un par de meses, pero se ha acelerado en las últimas semanas. La salida constante de inversores de empresas tecnológicas para aprovechar las altas tasas de interés fijadas por la FED de EE.UU. comenzó a tener consecuencias en los recursos humanos.

Los balances de algunas de estas empresas comenzaron a mostrar pérdidas, aunque muchos analistas descartan que se trate de una crisis y prefieren expresarlo en otros términos: estas empresas venían con un crecimiento sobredimensionado, impulsadas por la pandemia y el consiguiente avance de la digitalización. . La situación cambió radicalmente, y en un mundo recesivo, con conflictos bélicos, logísticos, productivos y aún sanitarios, se piensa más en el desempeño actual que en el futuro que un techie puede reportar.

escena local

En Argentina, el golpe se sintió primero en los intercambios, mientras que ahora parece haberse desplazado hacia las billeteras virtuales, con la anuncios de cierre recientes de Ank y Ripio. Si bien es cierto que cada uno de estos sectores tuvo sus propias crisis internas, en el primer caso la fuerte caída del precio de las criptomonedas, y en el segundo la enorme oferta de monederos virtuales en un mercado aún no consolidado, no son ajenas a la vista general. Es decir, se entró en una etapa de crecimiento menos acelerado, ya no hay tanto capital para contratar masivamente con sueldos de otro planeta y aunque las búsquedas siguen activas, ahora son más selectivas.

“Ya dejamos atrás la instancia en que muchas empresas tenían la necesidad de digitalizarse para seguir operando en la pandemia, y por lo tanto había un exceso de trabajo”, afirmó. Ignacio Sanseovich, presidente del Polo Tecnológico de Rosario. “En ese entonces había muchas ofertas de trabajo interno y freelance en el exterior, y aunque no desaparecieron por completo, ahora el mercado está más tranquilo”, agregó en diálogo con Ecos365.

En todo el mundo, las inversiones comienzan a ser más lentas o más cuidadosas, las empresas están revisando su estrategia comercial y, en algunos casos, cambiando de rumbo. La competencia por el talento sigue siendo feroz en un sector en el que sigue primando la escasez, y en una región cada vez más mirada por todos por sus menores costes comparativos y su alto nivel de producción. Pero al mismo tiempo no hay lugar para retribuciones excesivas como en plena ebullición pandémica.

Todavía no hay grandes despidos

“Al menos hasta ahora no hubo grandes despidos en todos los ámbitos, pero en un momento hubo contrataciones ilimitadas, y ahora vemos que todo comienza a alinearse un poco más”., planteó el referente de Tecso. Por ejemplo, ahora los que dejan las empresas locales para probarse en el mundo freelance no siempre son reemplazados de inmediato. Dado que el volumen de trabajo no es tan alto como antes, es posible que el resto del equipo absorba temporalmente las tareas del renunciante, y que la empresa espere para cubrir el puesto cuando aparezca un buen candidato o más proyectos.

Aun así, Sanseovich admitió que la facturación sigue siendo elevada y similar a la media histórica del sector, en torno al 50%. “No solo tenemos que considerar el caso de los que se van, sino también el nuevo personal que llega, que muchas veces hay que capacitarlo, lo que produce ciertas demoras para que esté en pleno funcionamiento”, dijo. Otra diferencia fundamental en el escenario nacional es que, a diferencia del internacional, Temerosos de las crisis económicas recurrentes, los jugadores locales no sobredimensionaron las plantillas y optaron por mantener esquemas medidos y mucho más manejables.

El juego multinacional

Para Gustavo Barragán, presidente de la Cámara de Empresas Informáticas de la Costa (CEIL), estamos en un mundo en el que la inteligencia del colaborador es cada vez más dependiente, y en el que los nuevos colectivos de trabajadores están más dispuestos a cambiar todo el tiempo laboral. . “En este contexto, la incertidumbre de las empresas es grande y esto no se va a resolver en el corto plazo”, subrayó.

No obstante, consideró que a estas alturas las grandes empresas “ya han mostrado el juego” y los jóvenes saben de qué se trata. “Estas empresas vienen a la ciudad, rompen los ecosistemas de negocios de las pymes, toman recursos y los hacen bancar durante cinco meses hasta que sale un proyecto donde lo ponen a trabajar”, historia. “Mientras tanto, el joven se separó de sus compañeros, perdió el contacto con sus relaciones y en muchos casos terminó decepcionado”, agregó. Dijo que esto se vio en muchos sectores, no solo en el software, sino también en otros como el diseño electrónico o la ingeniería industrial.

El nuevo escenario marca que ya no hay suficiente capital para que las multinacionales jueguen este juego de forma masiva. Sin embargo, las constantes subidas del dólar, más allá de la caída coyuntural de los últimos días, siguen siendo una gran tentación para los jóvenes y una enorme dificultad para las empresas locales, obligadas a pagar en pesos, en blanco y cumplir con un elevado impuesto de carga.


Continuar leyendo este Titular: ¿Fin de las súper ofertas laborales? Empresas tecnológicas entran en una nueva etapa |