septiembre 29, 2022

Tuve que levantar la pierna sobre el auto con ambas manos porque no podía sentirlo». dijo elena cabezael trabajador municipal de 42 años quien fue baleado el pasado viernes por militantes de ATE, Pedro Darío Jofre, en medio de enfrentamientos y hechos de violencia entre dos facciones del gremio en San Martín de los Andes. La mujer le aseguró que, cuando le confirmaron que le habían disparado, “Sentí mucho miedo por mis hijas.”.

Cabeza, quien ha sido empleado municipal por más de 10 años, nunca imaginó volver del trabajo con una bala en el cuerpo. “Era mucha mala sangre, porque yo no estaba haciendo nada”, dijo en diálogo con la redacción. Mejor informado.

Ya internada en una sala común del Hospital San Martín de los Andes, el trabajador tuvo que ser operado el mismo viernes para retirar la bala que le había atravesado la cadera. “La posibilidad de no volver a caminar me asustó”, dijo la mujer que, por el momento y producto de la anestesia, solo puede mover la cabeza y los brazos.

Mientras decenas de manifestantes de ATE atacaban el frente del palacio municipal con inusitada violencia, adentro estaba el plantel de trabajadores cumpliendo con sus tareas como un día cualquiera. “No se convocó a una reunión, no hubo nada, solo fueron a separarse y alboroto.«, preciso.

“Lanzaron gases lacrimógenos y reventaron las ventanas a pedradas, voló todo, solo pudimos escapar por la parte trasera del municipio” detalló el trabajador que está afiliado a ATE y apoya la lista que controla la sucursal local, oposición a la que conduce Carlos Quintriqueo a nivel provincial.

Tras huir de los enfrentamientos, la mujer salió corriendo de su automóvil y del de un compañero de trabajo. En ese momento, mientras intentaba subirse al segundo vehículo para que no fuera atropellado por la locura de los incidentes, Cebeza sintió un dolor que nunca antes había sentido: le habían disparado en la zona de la cintura.

Logré meter solo una pierna en el auto y cuando estaba a punto de levantar la otra, sentí un impacto terrible.”, recordó y luego agregó que “al principio pensé que había sido una piedra, pero cuando intenté meter la pierna y no pude, fue otra cosa. Tuve que levantarlo con ambas manos porque no podía sentirlo.”.

Pedro Darío Jofreel autor de los disparos contra Cabeza y dos fotoperiodistas que resultaron ilesos, fue entregado la noche del pasado viernes en Neuquén Capital. Ayer al mediodía, la militante de ATE vinculada a Quintriqueo, fue imputado por homicidio agravado por intento de uso de arma de fuego y Fue detenido con seis meses de prisión preventiva.

La trabajadora recordó que estuvo tirada en el auto varios minutos sin moverse, hasta que otros funcionarios municipales se percataron de su situación y la auxiliaron. Cuando salió del vehículo y vio que la sangre se le estaba expandiendo por toda la pierna, la gravedad de la situación fue otra.: «Apenas me subí a la ambulancia me dijeron que era una herida de arma de fuego calibre 22, no entendí nada».

En ese momento sentí mucho miedo por mis hijas, porque ya sufrimos la pérdida de mi esposo hace dos meses y esto me parte por la mitad”, narró invadida por las emociones desde el hospital San Martinense. «Por suerte todo salió bien y los médicos me explicaron que pudieron limpiar y curar el hueso lesionado.«, concluyó, con su recuperación ya en marcha.


Continuar leyendo este Titular: El relato de la mujer baleada en San Martín: “Esto me parte al medio”