octubre 1, 2022

La actividad inmobiliaria no está exenta de los cambios y la crisis económica que atraviesa nuestro país. En ese contexto, El Diario conversó con Bernardo Pedraza, conocido por muchos como Nano, quien se dedica desde hace mucho tiempo al negocio inmobiliario en Villa María con su empresa BM Pedraza Operación Inmobiliarias.

Tras consultarle sobre la actualidad del sector, el reconocido empresario comentó: “El mercado inmobiliario no ha podido recuperarse tras la pandemia porque, evidentemente, las condiciones económicas no han sido las más favorables. Creo que va a tomar mucho tiempo para que la industria se recupere».

“El mercado inmobiliario siempre ha operado con excedentes y las empresas no los han tenido. También está el tema del crédito que manejan los estados nacionales, donde debe existir un rubro asignado para otorgar crédito. Lo que pasa es que ese tema hay que mimetizarlo con el mercado, pero el crédito se da en pesos y las operaciones inmobiliarias se hacen en dólares, entonces, por temas de sistematización y otros, como la inflación, es difícil establecer parámetros”. , Rápido.

En ese sentido, resaltó: “La única demanda que hemos tenido en los últimos tiempos está ligada a la venta de terrenos, donde personas, por un tema de protección económica o que no han tenido su vivienda, han hecho una inversión”. “Hay una tendencia claramente encaminada a cumplir el sueño de tener casa propia, ya que en el caso de los desarrolladores, el inversionista hoy no puede proyectar y darle previsibilidad a su negocio”, dijo Pedraza y continuó: “Los negocios normalmente tienen proyecciones a cinco años, pero dada la gran inflación que tenemos, no existen valores de referencia que uno pueda tomar para obtener financiamiento y de esta manera poder lograr la venta de ese producto, por lo que actualmente no existe venta masiva de lotes.”

A su vez, mencionó: “Todas aquellas personas que decidieron emprender y desarrollar algo se encontraron con una complicación feroz en el mercado, ya que los bienes inmuebles tienen un costo y no se pueden vender por debajo de ese, hay un quiebre de mercado que se llama dualidad de valores, donde un valor es el valor real del inmueble y el otro es el valor de mercado, sin embargo actualmente se ha abierto un tercer valor que corresponde a la realización inmediata o urgente necesidad de venta”. dentro de los valores que normalmente se manejan y generó una tercera oferta que produjo el quiebre, el desbarajuste y la pérdida de los valores de referencia”, precisó.

“Hoy se han perdido los valores de referencia. Históricamente, los valores estaban directamente relacionados con las pick-up, que son elementos de trabajo, y, por ejemplo, calculábamos el costo de un departamento al valor de dos camionetas”, señaló el corredor y continuó: “Sin embargo, en este momento el valor de un pick-up equivale a un departamento. Esta es una brecha que no solo responde a una circunstancia microeconómica, sino también a una circunstancia macroeconómica del fenómeno, que se está dando a nivel mundial, ya las necesidades económicas que se presentan en diferentes áreas”.

En tanto, indicó: «En lo que respecta a nuestro país, económicamente, la Argentina está en crisis y, desde el punto de vista técnico, la mayoría de los clientes que podrían haber tenido un superávit decidieron invertir en otros países como Uruguay, Paraguay, Estados Unidos». Estados o naciones europeas”.

Alquileres, alta demanda y baja oferta

Sobre los alquileres, Pedraza señaló: “Tenemos una gran demanda y una oferta escasa y eso tiene relación directa con la Ley de Alquileres que está vigente, que está totalmente fuera de contexto de las realidades de Argentina. Es imposible mantener un precio durante un año y, luego, por muchas actualizaciones que se hagan, es bastante complejo volver a conseguir la rentabilidad del inmueble”. “Las rentas están por debajo de los valores históricos y eso será difícil de revertir si no hay un tratamiento estructural dentro del marco de la ley”, dijo.

“El propietario ve que su propiedad carece de rentabilidad. Además, la actualización debe ser gratuita y concertada con el inquilino. La consecuencia que vemos al aumentar por año es que, por ejemplo, este año la suba fue del 60%, algo que destruye cualquier economía”, dijo el empresario, y agregó: “Si se aumenta cada tres meses un poco o cada mes , como sucedió en 1983, el arrendatario no siente tanto la subida y el propietario se siente protegido y que su dinero no se deteriora”.

Además, afirmó: “Alquilar por tres años perjudica la propiedad, porque suele pasar que la mayoría de las viviendas no tienen el mantenimiento correspondiente por parte del arrendatario, entonces se genera una depreciación de la propiedad. Se ha estudiado que lo óptimo es generar un contrato de alquiler por dos años”.

Cabe destacar que la familia Pedraza incursionó en la actividad inmobiliaria en 1937. Bajo esa premisa, el empresario informó: “A pesar de las cuestiones económicas y de valores, el ladrillo siempre le da al inversionista oportunidades y alternativas para poder salir elegantemente de cualquier negocio. . Hoy es un excelente momento para comprar inmuebles, habrá que ver quién tiene los medios, pero las propiedades están en pisos históricos, con departamentos que se venden a 25.000 o 30.000 dólares”.

“Claro que no somos ajenos a otras realidades, cuando hacemos un análisis de mercado abarcamos el contexto de Villa María, el contexto nacional y también el internacional. Muchas personas decidieron invertir en otros países, primero por el retorno de la rentabilidad, pero también por seguridad jurídica. En Argentina es necesario realizar un tratamiento estructural…

Continuar leyendo este Titular: “El mercado inmobiliario no se recuperó después de la pandemia”