octubre 1, 2022

Una siesta a finales de julio, pocos días antes de que Sergio Massa jurara como ministro de Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura de la Nación, luego de que Silvina Batakis renunciara a esa cartera -en la que estuvo en el cargo durante 24 días: de del 4 al 28 de julio del mismo mes-, el economista y asesor villamariense Carlos Seggiaro dijo que la llegada del líder del Frente Renovador al Palacio de Hacienda es para «tener más volumen político» porque Batakis «no tenía tanto acceso a los sectores empresariales y ambos marco de acuerdos políticos”, y señaló: “Lo que tiene que aportar es relacionamiento, generación de consensos, acuerdos intrasectoriales”.

El panorama, precisó, es “complicado”. Y, en este sentido, ha sostenido que “la reacción del mercado, en las últimas semanas, ha sido positiva”. En todo caso, aclaró, no hay garantías: esta reacción puede ser «coyuntural», porque todo depende de «las medidas concretas que vayan apareciendo», y que, cabe recordar, algunas fueron anunciadas recientemente.

El gobierno “tiene un plan”

Seggiaro propuso una lectura del escenario político y económico actual y, en primer lugar, dijo que «hay poco margen para desviarse de lo que es el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI)» e incluso afirmó que Massa «no se va a desviar ni un milímetro” de ese acuerdo.

Posteriormente, señaló que cuando escucha que la oposición política dice que el gobierno no tiene un plan, no está de acuerdo. En ese sentido, expresó que, precisamente, el acuerdo con el FMI “es un plan económico de tres años, que contiene una política monetaria, fiscal, cambiaria”, una “política antiinflacionaria” y un “plan de inversiones”.

algunas certezas

Sin embargo, indicó que los problemas “no se resuelven inmediatamente”. Y, en ese sentido, enfatizó la inflación y recapituló lo que había escrito en un informe. En ese texto, detalla: “Tras las importantes declaraciones realizadas por un gran número de empresas en la primera quincena de julio, la expectativa de inflación calculada oficialmente por el INDEC se ubicará, a nuestro juicio, en un piso del 85% para el presente año. ”. En este punto, remarcó que «ojalá» la cifra sea esa, porque «no se puede descomprimir», y siguió aportando otras certezas en estas circunstancias inciertas que, como la anterior, están presentes en el informe. Así, la segunda es la siguiente: «Con niveles similares de inflación, la posibilidad de que los asalariados, jubilados y trabajadores informales recuperen algo de poder adquisitivo en lo que resta del año es prácticamente nula». En ese plano, destacó que la pérdida de poder adquisitivo se viene produciendo desde 2012.

La segunda certeza, comentó, introduce a la tercera, que, según el texto escrito por el asesor, menciona que “es inevitable la desaceleración de la economía argentina en los próximos meses, a partir de la combinación de un mayor ajuste del gasto público, un bajo nivel de inversión debido a la incertidumbre y debilidad del consumo interno”.

Respecto al consumo interno, dijo: “No se debe esperar nada de aquí a fin de año”. Luego, como primera conclusión afirmó: “La señal de desaceleración de la economía está sobre la mesa y no se puede cambiar para los próximos meses; desaceleración que aún no está claro si podría convertirse en un escenario, incluso recesivo”.

A continuación, dijo que para pensar en un “proceso de recuperación” hay que mirar al próximo año. Y sostuvo que, en algún momento, «el Gobierno se va a tener que sentar a discutir el salario básico universal o alguna respuesta afín para contener a los sectores más golpeados».

Por otra parte, afirmó que, de acuerdo con lo establecido en el acuerdo con el FMI, «el dólar en el mercado mayorista oficial tiene que subir en línea con la inflación y las tasas de interés en pesos tienen que subir por encima de la directriz». inflacionista». Y explicó que, al mismo tiempo, el aumento de tarifas es un elemento más de la “desaceleración de la economía”, porque “enfría los procesos de consumo e inversión”.

Una breve nota sobre el dólar azul

En relación a las variaciones del dólar blue, el economista dijo que, como pertenece a un mercado que es “marginal y tan pequeño, cualquier cosa lo mueve”.

“La volatilidad va a seguir siendo muy importante. Esto no va a cambiar. Y esa volatilidad hace que un día suba 30 pesos y otro día baje 40”, describió. Y agregó: “Se mueve por cuestiones que no son estrictamente económicas ni técnicas”.

Fortalecimiento de reservas

Cabe recordar que hace unos días, Massa, en rueda de prensa, anunció distintas medidas: entre ellas, algunas relacionadas con el fortalecimiento de las reservas del Banco Central de la República Argentina. Dijo: “Hemos acordado un anticipo de exportaciones con las cadenas de valor de pesca, agricultura, minería y otras, que ingresarán en los próximos 60 días por un total de 5.000 millones de dólares, que pasarán a incrementar las reservas de la BCRA”.

También habló de un «desembolso de 1.200 millones de dólares con organismos internacionales para programas existentes» y de un «nuevo programa con CAF con un desembolso de 750 millones de dólares adicionales».

Y, por último, aludió a «cuatro ofertas Repo para reforzar reservas y recomprar deuda soberana» y «tres de instituciones financieras internacionales y un fondo soberano».

Seggiaro dijo que «es muy preocupante» que el BCRA esté «contando los dólares uno por uno» y que haya un «proceso de control de importaciones» que entorpece la cadena productiva. Por ello, el consultor explicó que, según su cargo, “se inicia un proceso de regulación que no forma parte de la…

Continuar leyendo este Titular: “El Gobierno tiene un plan y es el acuerdo con el FMI”