noviembre 30, 2022

Kirenia Magalis Díaz y su hijo Kely Maximiliano viven en San José de Las Lajas, en el occidente de Cuba. Para ella, hay dos lugares que deben ser muy seguros para los niños: “la casa y la escuela, porque ahí les damos protección y los educamos. El hogar es el primer lugar donde los niños y niñas deben sentirse felices, y una forma (de lograrlo) es que sepan que pueden hablar de cualquier tema con nosotros”.

Kyrenia lo sabe por experiencia propia. “Mis padres tienen 42 años de casados ​​y, más que mis padres, son mis amigos. Decidieron sentarse conmigo, conocer mi mundo interior, acompañarme y no juzgarme (…) Como he contado con su apoyo, no siento menos ni vergüenza por ser lesbiana”.

Madre adoptiva de Kely, un niño que vive con ella desde hace doce años, Kirenia habla de cómo ella y su pareja lo cuidan con amor. “Diana, mi pareja actual y yo compartimos la custodia y tutela del niño. Él es parte de nuestro núcleo. Nos identifica como su familia, aunque sabe que tiene otra familia biológica.”.

Su testimonio formará parte de un conjunto de videos sobre crianza respetuosa que interpela a madres, padres y demás cuidadores de niños, niñas y adolescentes, sobre los desafíos que enfrentan desde sus prácticas educativas cotidianas.

PNUD

Actividad contra la homofobia, transfobia y bifobia en Cuba.

libre de violencia

La campaña Mídete contra la violencia en la niñez y la adolescencia, de UNICEF Cuba, convocó a un grupo de familias que quieren criar a sus hijos sin violencia, para que cuenten sus experiencias. Kirenia aceptó, sin dudarlo.

“Hay que hablar con los niños de todo. Tienen que conocer la diversidad de familias que existen y aprender a querer a las personas.. Él sabe que somos una pareja, que hay varios tipos de parejas y que tener una determinada orientación sexual no es motivo de discriminación ni un obstáculo que afecte nuestro vínculo, porque yo, su madre, lo amo”.

El reconocimiento de la diversidad de las familias en Cuba es un objetivo esencial del nuevo Código de la Familia, proyecto de ley sometido a un amplio proceso de discusión pública, cuya propuesta final ha sido aprobada en el Parlamento cubano y luego será sometida a referéndum popular. .

En opinión del periodista y activista social Jesús Muñozes un código incluyente, que multiplica derechos“que reconoce lo que está pasando cultural y socialmente en nuestra sociedad, en las dinámicas familiares y en las iniciativas de proyectos y personas que individualmente han venido buscando una vida más plena”.

Cambiar los imaginarios sociales

Jesús admite que ninguna ley por sí sola cambiará la realidad, pero apuesta a que sí contribuye a consolidar imaginarios sociales emergentes.

Desde esta perspectiva, el Fondo de Población de las Naciones Unidas y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia han acompañado las diferentes acciones de incidencia durante la formulación y presentación del anteproyecto de Código de Familia y han apoyado reuniones técnicas con la participación de expertos.

También ha difundido diversos materiales audiovisuales para promover los derechos sexuales y reproductivos, la paternidad responsable, la erradicación de la violencia de género y la lucha contra otras prácticas discriminatorias, incluidas aquellas contra el colectivo LGBTIQ+.

Para Yamila González Ferrer, vicepresidenta de la Unión de Juristas de Cuba, ha sido de gran importancia el apoyo del Sistema de Naciones Unidas, “gracias a la presencia de personal de gran experiencia, la promoción de acciones comunicativas, así como los procesos de intercambio y debate técnico nacional e internacional”.

Como parte de la protección de los derechos de las personas LGBTIQ+, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en Cuba lanzó la iniciativa Iguales.

PNUD

Como parte de la protección de los derechos de las personas LGBTIQ+, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en Cuba lanzó la iniciativa Iguales.

La esperanza de superar viejos tabúes

A sus 40 años, Kirenia mira el Código de Familia con la esperanza de superar viejos tabúes.

“Podemos pararnos en cualquier escenario con la frente en alto, sin temor al qué dirán. Merecemos la oportunidad de ser felices, de formar legalmente nuestros núcleos familiares, tal como lo hacen las parejas heterosexuales, y de representar legalmente a los hijos que tenemos”. a nuestro alrededor.» nuestro cuidado».

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo lanza la campaña “Equals”

Como parte de la protección de los derechos de las personas LGBTIQ+, el PNUD Cuba presentó el 17 de mayo la campaña “Iguales”, que tiene como objetivo modificar conductas y actitudes no positivas por parte del personal de salud hacia los representantes de la comunidad LGBTIQ+. y las personas que viven con el VIH. La campaña utiliza herramientas de Comunicación para el Desarrollo con el fin de promover la equidad e igualdad de género, los derechos y el respeto de todas las personas y la no discriminación por su orientación sexual o identidad de género.

Este informe fue escrito por Tamara Roselló, Mabel Olalde y Raúl Garcés

Continuar leyendo este Titular: Código de Familias en Cuba: sin importar lo que nos hace diferentes