octubre 1, 2022

28/08/2022 a las 00:31

est


Debido a sus rostros, no solo parecen gemelos, sino que también tienen cuerpos similares y hábitos similares.

La existencia de “dobles” entre personas que no son familia se ha multiplicado con el crecimiento de la población y nuevas investigaciones han encontrado que no solo comparten rasgos físicos similares, sino también ADN, hábitos y comportamientos. Sin embargo, difieren en cómo sus vidas impactan en sus respectivos genomas.

Una investigación llevada a cabo en el Instituto contra la Leucemia Josep Carreras de Barcelona y dirigida por el Dr. manuel estellersugiere que las personas que comparten rasgos físicos similares pueden tener un ADN similar.

En un artículo publicado en la revista Cell Reports, los autores de esta investigación explican que el rostro humano es una de las características más visibles de nuestra identidad única como individuos.

Señalan que los gemelos monocigóticos comparten rasgos faciales casi idénticos y la misma secuencia de ADN, pero pueden mostrar diferencias en otros parámetros biométricos.

También llaman la atención sobre otro fenómeno no menos sorprendente: durante décadas, la existencia de individuos que se parecen entre sí sin que exista ningún vínculo familiar entre ellos (conocidos como “dobles”, “look-alike” en inglés o “ doppelgänger” en alemán) ha sido calificada como un hecho probado, pero anecdótico y sin justificación científica alguna.

humanos duplicados

Sin embargo, la irrupción de internet y las redes sociales ha provocado que miles de fotografías personales se compartan por todo el mundo y ha puesto de manifiesto que la existencia de “copias” entre los rostros de personas que no son familiares es más frecuente de lo que se pensaba.

La nueva investigación ha caracterizado en detalle un conjunto de humanos «parecidos», definidos por algoritmos de reconocimiento facial, por su paisaje multiómico. Descubrió que estos individuos comparten genotipos similares y difieren en la metilación de su ADN y en el paisaje del microbioma.

Los resultados revelaron que los doppelgangers humanos comparten variaciones similares de su ADN, particularmente en relación con los genes involucrados en la formación de la boca, la nariz, los ojos, la barbilla y la frente.

Pero las similitudes van mucho más allá del rostro, como señala el Dr. Esteller en un comunicado: “Era curioso ver que el parecido de estos dobles pares no solo se limitaba a los rasgos faciales, sino, además de afectar otras propiedades físicas ( altura y peso), extendida también a determinados rasgos de carácter y comportamiento”.

Cada vez más

Esteller considera que este estudio puede abrir nuevas líneas de investigación en el futuro en varios campos y destaca que, por un lado, “sienta las bases para que a partir de…

Continuar leyendo este Titular: Cada vez hay más humanos duplicados que comparten ADN sin ser familia